No recibí nada durante mis vacaciones en la caminadora.

Cuando estaba embarazada, pensé en llevarme todo de vacaciones: aprender francés, escribir recuerdos, hacer deporte. Entonces tuve un bebé.

Ahora me doy cuenta de lo equivocado que estaba.

En el cual sudoroso en los √ļltimos meses de mi embarazoSi me tambaleara hasta la oficina y tuviera otro encuentro con mi beb√© golpe√°ndome la vejiga, so√Īar√≠a con mi ¬ęa√Īo de vacaciones¬Ľ, como ahora sue√Īo con estar solo en un hotel: obsesivo, melanc√≥lico, melanc√≥lico.

Aprender francés, viajar, escribir recuerdos: quería hacer todo en Mattenurlaub.

Oh, las cosas que obtendría estaría tan en forma para correr todos los días con mi bebé. Mi casa estaría tan organizada por todos Proyectos de bricolaje que me gustaría dominar mientras toma una siesta tranquila. Volví de todos los artículos y libros que habría revisado para el equipo que estaba más capacitado y calificado después de quedarme dormido felizmente temprano cada noche.

A pesar de que los meses de mi baja por maternidad transcurrieron en medio de una nube de saliva e insomnio, continu√© con estos sue√Īos hasta dos semanas antes del primer cumplea√Īos de mi hijo. Me despert√© y encontr√© que era yo todav√≠a usa leggings de maternidad (no necesariamente por elecci√≥n) No he estado leyendo nada m√°s que los blogs de mam√° durante un a√Īo (un art√≠culo ocasional de noticias de √ļltima hora apareci√≥ en mi servicio de noticias, pero pens√© que era una s√°tira: ¬ęMira, cari√Īo, alguien escribi√≥ otro. art√≠culo divertido ¬°sobre el hombre naranja enojado! ¬ę), y la mayor√≠a de los¬Ľ recuerdos ¬ęque cre√© estaban en el diario de mi hijo, que de repente abandon√© cuando ten√≠a tres semanas. (¬ę¬°Debes haber estado llorando mucho hoy, beb√©! Me pregunto si es un c√≥lico¬Ľ. Spoiler: S√≠. era C√≥lico.)

Con 52 semanas de vacaciones, verdaderamente una eternidad, siempre sentí que tenía mucho más tiempo. Una vez que mi bebé dejara de llorar 20 horas al día y durmiera toda la noche, o tal vez después de cumplir con su horario de siestas, dejara de morder y superara su ansiedad por separación, definitivamente comenzaría a escribir mi novela.

Mientras a√ļn estaba embarazada, devor√© un libro para padres que describ√≠a c√≥mo los franceses criaron a sus hijos para que fueran seguros de s√≠ mismos, independientes y obedientes. Ni√Īos que durmieron toda la noche.a partir de los tres meses (posponiendo el bono) mientras tus padres disfrutan de una vida sexual animada y prosiguen su carrera, dedic√°ndose a quesos suaves y vinos atrevidos.

¬ęEsto¬Ľ, le dije a mi esposo mientras agitaba el libro en su cara. ¬ęLo haremos.¬Ľ

Luego naci√≥ mi hijo y grit√≥ durante seis meses como si le dispararan cada vez que no estaba asegurado. As√≠ es, me convert√≠ en un padre amoroso casual, y todas estas fantas√≠as sobre lo que lograr√≠a durante su siesta o despu√©s de dormir (videos de ejercicios, su libro para ni√Īos, mis impuestos) han sido reemplazadas por la realidad de los atracones. juegos de temporadas Chicas Gilmore (m√°s continuaci√≥n) como Mi hijo roncaba mi pez√≥n.

Las fantas√≠as restantes de mis vacaciones dieron paso lentamente a la realidad de mi nueva madre. So√Ī√© con viajar con mi hijo (el primer vuelo en avi√≥n del ni√Īo, la primera inmersi√≥n del ni√Īo en el mar, el primer sello del pasaporte del ni√Īo), pero acabamos de pasar por el parque del barrio. Me imagin√© convertirme en una diosa de la casa, en su lugar compr√© un pollo asado precocido durante todo el a√Īo y me com√≠ McCain’s Delicious and Deep Cake directamente del congelador. Al menos planeaba organizar las fotos de mi beb√© en √°lbumes. En cambio, mi tel√©fono est√° tan lleno de fotos de beb√©s en blanco que recientemente tuve que eliminar el mapa y las aplicaciones meteorol√≥gicas para tomar una foto de mi hijo usando fedora (¬°vale la pena!).

Acabamos de celebrar la de mi hijo primer cumplea√ĪosEste fue el final de mi ¬ęa√Īo de descanso¬Ľ, pero tambi√©n fue una oportunidad para una reflexi√≥n muy necesaria. Mientras me sonre√≠a a trav√©s de sus labios cubiertos de magdalenas y el glaseado pintado con los dedos en todo lo que estaba a mi alcance, sent√≠ que mis ojos se levantaban. ¬ęLo hice¬Ľ, pens√© para mis adentros, limpi√°ndome la tapa de la nariz, ¬ęy no es nada¬Ľ.

¬ŅY mi sue√Īo de aprender franc√©s? Bueno, una vez puse un libro para padres en franc√©s en la pared mientras com√≠a a las 3 de la ma√Īana. Esto debe contar para algo.

Este artículo se publicó originalmente en línea en septiembre de 2017.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aqu√≠ la pol√≠tica de cookies. Si continua navegando est√°s acept√°ndolas.    M√°s informaci√≥n
Privacidad